Enamoramiento


Que bonita sensación, cuando se agitan un millón de mariposas en el estomago !!

La energía te sube a mil, la frecuencia cardiaca aumenta, la dopamina se dispara, el sentimiento intenso de alegría, euforia, se pierde el sueño, el apetito… Estás enamorado/a!!

Es instintivo, hay una fuerte atracción sexual y a la par una idealización de la persona. Este estado tiene su tiempo, cuando baja la intensidad esta idealización empieza a chocar con la realidad , aquello que tanto me gustaba del otro empieza a molestarme y algunas de las expectativas maravillosas no se cumplen…

Esto suele ocurrirnos en la adolescencia, donde estás queriendo que el otro sea el príncipe encantado, idealizándolo en función de lo que anhelas: que me apoye, que me mime, que me valore, que me sorprenda con detalles, que me preste atención, que me haga feliz… Esperando que colme ese vacío interno que arrastramos desde la infancia. Así se construyen muchas parejas con ese afán de colmarnos el uno al otro las necesidades, pero esto al final es un engaño y sobre todo nos damos cuenta, si la pareja logra sobrevivir , cuando tenemos hijos y aparece una tercera persona a la que hay que colmar de atención, ahí es cuando la pareja entra en crisis, porque el otro ya no me cubre mis necesidades y yo al otro tampoco, entrando en un bucle difícil de salir, hasta que te armas de valor y consigues dar el paso de separarte.

Esto fue lo que me paso a mi, conforme he ido madurando y a través de un trabajo interno profundo aprendí que Amar es una capacidad con la que nacemos, pero que olvidamos en nuestra infancia porque somos totalmente dependientes de la calidad de los cuidados recibidos, y es justo en esa etapa donde se crean muchos malentendidos que arrastras en tu edad adulta, a la hora de relacionarte contigo y con los demás.

Después de revisar y poner orden a aquella etapa de mi vida ( infancia ) se fue llenando mi vacío interno , hasta llegar a un estado de plenitud . Y así fue como entendí que el enamoramiento es una proyección , que no hay príncipes ni princesas, que es una idealización que a la larga será una frustración, porque nadie excepto tú mismo/a puede colmar ese vacío interno y hasta que esto no suceda no podrás ni amarte , ni amar.

Ahora entiendo que estar en pareja aparte de la química corporal que surge espontánea , es una elección que haces de Amar a esa persona en su totalidad, tu compañero de vida , creando una relación donde los dos pueden desplegar en plena libertad sus alas y volar juntos, creciendo, sumando, aprendiendo, compartiendo y disfrutando de este maravilloso y corto viaje que es la vida.

Encarna Marcos,

Amarabierta. #ser #ego #rehabilitacionemocional #coaching #psicologiaemocional #psicologíatranspersonal #amor #inteligenciaespiritual #alma #estadodelser #presencia #inteligenciaemocional #emociones #razon

54 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Mala Madre